Toda relación tiene sus altos y bajos. Momentos maravillosos así como momentos difíciles. Pero si tienes una pareja toxica a tu lado, puede que toda la relación se sienta como un continuo camino de obstáculos, dudas, preocupaciones y sufrimiento.

Pero, ¿Cómo distinguir si simplemente se está pasando una mala racha en la relación o se tiene una persona toxica como pareja?

Existen ciertas características comunes en las denominadas personas toxicas; formas en las que interactúan con otros que demuestran un gran desinterés o consideración por el bienestar de otras personas.

Disponibilidad condicionada

Nuestra pareja esta allí en los momentos de celebrar éxitos, así como los momentos tristes y de pesar. Compartir esos momentos se siente bien, tanto cuando suceden como cuando los recordamos.

La pareja esta allí por ese sentimiento que le llama a compartir.

Pero al tratarse de una pareja toxica, el estar allí es asegurarse de escucharlo de forma continua, con una sensación de que se debe dar algo de vuelta más allá que la gratitud y cariño que cada situación genera de forma natural.

En pocas palabras, si el hecho de que tú pareja este para ti se siente como una gran tarea de su parte, o como si “le debes algo” por hacer lo que es natural en parejas; esa es una alerta a tener en cuenta.

Falta de empatía

Cuando nuestra pareja busca comprendernos, ver las cosas desde nuestro punto de vista y encuentra como ponerse en nuestros zapatos con facilidad, no hay nada que nos produzca más felicidad.

Una de las características que puedes observar en una pareja toxica es justamente la falta de empatía; una dificultad o completa falta de interés por comprender tus experiencias, sobre todo si se trata de emociones.

Pruebas de pareja

Si escuchas de forma continua frases como “Si me amas no tendrías problemas para…”, mantente alerta.

Una pareja toxica continuamente te hará sentir con la necesidad que le pruebes que mereces estar a su lado.
Tan solo detenerse a pensar en por que aceptar estas “pruebas” se vera como una gran ofensa de tu parte.

No hay disculpas

Reconocer que has cometido un error es difícil; para muchas personas reconocer sus fallos es un verdadero reto.
Cuando se trata de nuestra pareja, una disculpa es una forma sincera de mostrar que comprendemos lo que ha sucedido y deseamos mejorar las cosas.

Pero si notas que tu pareja no muestra el más mínimo interés por reconocer sus fallos y disculparse, o incluso, poner esos fallos sobre tus hombros, esa es una gran alerta de tener una pareja toxica.

Si notas que tu pareja no intenta siquiera comprender el daño que ha hecho, es muy difícil que esa disculpa que esperas, llegue.

Las versiones siempre cambian

¿Has llegado a sentir que tienes varias versiones de tu pareja?

Una versión amable, cariñosa, protectora, detallista; un sueño cuando están alrededor de amigos o familia.
Y una versión distante, desinteresada, irritable, indiferente o dañina cuando están solo ustedes dos.

Si es así, esta es otra señal de que podrías tener una pareja toxica a tu lado.

Intentando bajarte del éxito

Hay pocos momentos que se disfruten más que tomar a tu pareja de la mano y saltar juntos de emoción por un logro conseguido.

Apretar fuertemente a tu pareja con una sonrisa, compartiendo la felicidad por que esa entrevista de trabajo ha sido un éxito o ha conseguido el trabajo que desea, ha sido ascendida, han aprobado esas vacaciones tan esperadas, termina su primer cuadro, etc.

Pero si notas que compartir tus éxitos con tu pareja es algo difícil, toma nota si se trata por que se expresa como en alguno de estos puntos:

  • Minimiza tus logros: Esa gran noticia que has estado esperando ha llegado…bien. ¿Y qué? Es solo una noticia más.
  • Los compara con otros: ¿Has logrado ser la mejor de tu clase? No tan sorprendente, tu amiga Sofía ha sido la mejor de su generación entera.
  • Les resta importancia con tus metas de vida: Te han promocionado a ese puesto que deseabas… no es que te ayude mucho a crecer en tu trabajo. Después de todo, ¿Realmente tienes las habilidades para mantenerlo?

Si ti pareja al final te hace sentir como si realmente no hubieses logrado nada, esto puede bajar tus ánimos y motivación para seguir buscando tu crecimiento personal.

Todo parece girar a su alrededor

Todo debe ser a su manera, justa y específicamente hasta el mas mínimo detalle. Pero no intentes que se adapte o muestre un poco de flexibilidad para que algo sea a tu manera.

Con estos puntos que has visto, una pareja toxica se centra en satisfacer solo sus necesidades; no eres su pareja, eres su herramienta. Disfruta mas tu utilidad que a ti como persona.

¿Tienes una pareja toxica? ¿Que hacer?

Lo primero es reconocerlo completamente. En muchas ocasiones, se busca excusar con otras cosas la verdadera situación que se tiene enfrente; «Esta persona es toxica para mi».

Tenerlo en mente te ayudara a crear una nueva perspectiva al momento de considerar lo que deseas para ti, lo que buscas en una relación y como conseguirlo.

¿Es posible que una persona cambie esos hábitos dañinos? Por supuesto, pero con esto debes entender que acompañar a una persona en ese viaje implica que tengas la total seguridad de ser capaz de hacerlo. Tener los recursos personales para que la mejoría de tu pareja no signifique empeorar tu bienestar o calidad de vida.

Si no es así, la mejor opción para ambos es que tomes la distancia adecuada para ti.

Y, muy importante, comenzar a trabajar en esos aspectos personales que te han orientado a estar al lado de una pareja toxica. ¡Esto es tan fácil! Ahora puedes ponerte en contacto con un psicólogo y trabajar en ti sin importar donde estés.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

www.000webhost.com